Living in Oneness

Spanish Home Muerte y Eternidad Historias de Alexis Experiencias Espacio Sagrado Bendicion de Unidad Los Periodicos, Articulos El Mula Mantra La Naturaleza Sufrimiento Diksha y Ormones La Vida es Relaciones Relaciones Acontecimientos Donaciones Servicio al Cliente Puertas de la Conciencia El Viaje Final En Taxi Vinculos 'El Secreto' Pasajes

Hola queridos,
He empezado a escribir artículos semanales también aquí en Culiacán Sinaloa, por medio del periódico El Debate. Los artículos saldrán cada lunes para que pueda mantener una presencia en todo el estado para seguir compartiendo la Gracia Divina. Aquí puedes ver mi primer articulo que salio precisamente en el día del niño, por eso escribí sobre este tema.


El Debate, Culiacán, Sinaloa
Lunes 30 de Abril de 2007
(día de los niños)
de Alexis Shaffer

Actitud. Entienda y conozca las reacciones de sus niños y apórteles ejemplo de vida

“No sé qué hacer, Mi hijo es inquieto…”

Pese a que se vivieron situaciones similares cuando niños, en la edad adulta es difícil comprender en su totalidad a los pequeños quienes a veces ponen a los padres en aprietos con sus reacciones.

Cuántas veces me he topado con padres que comentan “no sé qué hacer, mi hijo es muy inquieto, se enoja por cualquier cosa, no para de gritar ni un momento en todo el día, me preocupa que esté teniendo una mala influencia que lo haga actuar de tal manera”, dice Alexis Shaffer, sicóloga.

“Lo curioso es cuando uno voltea a ver a los padres, en sí mismos no se puede ver más que neurosis y tensiones desbordándose por los ojos, ¿y así quieren tener a un niño tranquilo, callado y obediente?
El caso es que algo no funciona y no es precisamente el pequeño. ¿Qué se puede esperar cuando la fuente de aprendizaje e inspiración del niño está corrupta, que no ve otra cosa mas que problemas, cuando su inocencia se ve truncada por tener que parecerse a papá o a mamá”.

Shaffer recalca que la cuestión requiere un cambio de percepción sobre las cosas. Un niño recién llegado a este mundo es un ser único, una nueva creación de la existencia y debemos pensar ¿qué es lo que este niño trae, qué es lo que viene a aportar al mundo, qué podemos aprender de él? , sin embargo, el enfoque actual es : ¿qué podemos hacer con este niño, en qué y cómo lo transformaremos?, abogado, ingeniero, médico o algo que nos sirva, y es donde empieza la transformación tal como a un árbol, empezamos a poner límites, a podar, a cortar, a arrancar todo lo que es natural en el niño y antinatural para los padres o la sociedad de acuerdo con todo un sistema de creencias que viene dando vueltas sobre el mismo círculo vicioso generación tras generación.

Apoyo. “Cada niño tiene oportunidad de encontrar su propio camino, simplemente debemos ayudarle a descubrirlo, preparar la tierra para que florezca su ser a lo máximo, no de acuerdo a las expectativas que tengamos, sino a la esencia que se aloja en lo más profundo de él. No hay nada que un niño pequeño no haga en forma meditativa, plena en su totalidad en cada momento, al reírse, al perseguir una mariposa, al llorar, al gritar, pero que pasa, eso no resulta funcional porque se piensa que ese niño que grita cómo va a convertirse en contador, cómo ese diablillo tan desobediente podrá acatar órdenes al convertirse en un militar que sirva a su país, ahí empieza la frustración. El infante empieza a recibir por todas partes mensajes de que así no está bien, que tiene que cambiar, es cuando la energía fresca y toda esa vitalidad se reprimen.

Hoy en día está de moda llevar a su hijo a terapia, a que le ayuden a arreglar cualquier “falla” que pueda haber para evitar sentir en un futuro que has fallado como padre. Muchos terapeutas ríen cuando los padres llegan pidiendo una sesión para el niño, y descubren que el que ocupa apoyo es el padre.
Lo único que los niños necesitan es un espacio donde puedan ser precisamente ellos, donde brinquen, corran, griten, un ambiente protegido de aceptación hacia lo que son, niños.

“Cada niño merece la oportunidad de descubrir su propio sentido en esta vida, su camino a recorrer, ayudarle.” Alexis Shaffer Sicóloga