Living in Oneness

Spanish Home Muerte y Eternidad Historias de Alexis Experiencias Espacio Sagrado Bendicion de Unidad Los Periodicos, Articulos El Mula Mantra La Naturaleza Sufrimiento Diksha y Ormones La Vida es Relaciones Relaciones Acontecimientos Donaciones Servicio al Cliente Puertas de la Conciencia El Viaje Final En Taxi Vinculos 'El Secreto' Pasajes

Diksha de la Unidad con la población general de reclusos varones en un Centro de Rehabilitación Social (Cereso) en México

 

 
Namasté queridos.
 
Justo antes de Semana Santa de 2006 me reuní con el general militar con la idea de dar diksha a los reclusos de la cárcel local. Me sorprendió un poco su respuesta, ya que la idea no le gustó en absoluto porque se imaginaba lo peor que podría ocurrirme en ese ambiente rodeada de todos los criminales. Estaba muy preocupado por mi bienestar.
Me pidió que abandonara la idea y que me centrara en otros grupos.
Comprendí su preocupación y durante la siguiente semana recé para que mi intuición me guiara y me llevase a la decisión de que efectivamente tenía que ofrecer La Gracia a los reclusos.
Tampoco sentía una posibilidad de peligro por mi integridad física debido a los reclusos de aquella cárcel en concreto.
Así que al día siguiente, 11 de abril, visité la oficina de policía municipal para hablar con el comisario y saber con quién contactar para ofrecer un taller de Diksha en aquella prisión de casi 1000 reclusos.
Durante el tiempo de espera me llevaron espontáneamente a visitar un estudio de diseño gráfico situado justo en frente del local de la Policía. Al entrar, un empleado me ofreció ayudarme y le respondí que en realidad no estaba segura de por qué estaba allí y para mi sorpresa, a los 4 minutos, entró un hombre uniformado.
Su uniforme era diferente de los que había visto hasta ese momento. ¡Qué sorpresa, cuando me fijé en su uniforme más detenidamente! ¡Trabajaba en la prisión! Me tuve que reír de la coincidencia. Bhagavan no pierde tiempo en hacer las cosas realidad. Tras presentarme, el hombre me dijo que era el asistente del director del Cereso, que se había producido recientemente un cambio en el personal del Cereso y el nuevo director era muy agradable y fácilmente accesible. Le expliqué mi trabajo y mi interés en ofrecer Diksha a la prisión y él me organizó una reunión con el nuevo director ¡¡2 horas más tarde!! ¡¡He de decir que fue una reunión muy fructífera!!
 
Al día siguiente:
12 de abril, 5 de la tarde.
Comencé a dar Diksha por grupos en el Cereso.
El primer grupo fue la población general de la cárcel: 820 reclusos varones.
El general me proporcionó un guardia de seguridad alto y musculoso para garantizar mi seguridad el cual permaneció a mi lado durante los talleres con todos los grupos de la prisión.
Pero para sorpresa nuestra, los reclusos estaban tan agradecidos por mi presencia que se comportaron incluso mejor que lo hicieron los soldados, en completo silencio, atentos y obedeciendo todas las instrucciones.
El primer grupo estuvo muy abierto y receptivo durante los 90 minutos de explicación que les di antes de pasar a la Meditación Anandamandala.
Tardaron unos minutos en vencer la resistencia que les provocaba la idea de cogerse las manos con sus compañeros, pero lograron superarla rápidamente. Incluso hice una broma sobre que se daban las manos como las chicas, porque me di cuenta de que lo hacían posando la mano sobre la mano del otro, ¡¡en lugar de agarrarla fuerte como hacen los hombres cuando se saludan dándose la mano!!
Y así fue como lo hicieron, riéndonos todos. Todos cogieron las manos de sus compañeros como debía ser.
Justo antes de empezar el ejercicio, pedí que mostraran cómo se habían agarrado y es precisamente lo que veis en las fotos, que están todos levantando los brazos al unísono.
 

Todo fluía lleno de gracia.

Hicieron el ejercicio muy bien.
Realmente les encantó la Diksha y disfrutaron compartiendo después sus experiencias. Todos sintieron la energía entrando en sus cuerpos y vieron colores, visiones, y muchos tuvieron experiencias de salir de sus cuerpos. Estaban muy agradecidos. ¡No puedo ni explicar lo intensa que era la energía!
El abrumador aplauso que dimos a Bhagavan y el amor que sentí de vuelta fueron impresionantes. Me regalaron una obra de artesanía hecha a mano por los propios reclusos, y 1200 pesos (110 dólares estadounidenses) directamente de sus corazones.
Si hiciera esto por dinero pasaría menos tiempo con la policía y más con los criminales, haciendo más grupos con ellos…. es broma, claro.
¡No oía aplausos tan abrumadores desde el grupo de 3000 personas en Palenque!
Mientras me iba, me cantaron al unísono una canción de gratitud que normalmente cantan (eso creo) cuando están muy felices con alguien. Y expresaron tal alegría y emoción con la música del Moolamantra que puse durante el taller que no me pude resistir a regalarles un CD.
 
Quiero decir que en cada taller pongo siempre el Moolamantra. Nunca doy Diksha sin la música de acompañamiento.
¡¡Fue divertidísimo!!
Siempre es así cuando reímos, y reímos un montón porque siempre me las arreglo para encontrar risas en cada situación.
Y por supuesto, hubo bolas doradas por todas partes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

24 de abril de 2006
Segundo grupo de población general de reclusos varones.
Área de murales.
En esta segunda visita con la población general de 820 reclusos varones, nos juntamos en otra zona de la prisión que está decorada con mucho colorido, con murales pintados en todas las paredes.
 
En esta sesión decidí hablar largo y tendido sobre la Mente Antigua.
 

 
¿Sabíais que como seres humanos experimentamos los mismos pensamientos que van pasando por las mentes de todos?
Desde el principio de los tiempos todos los pensamientos se han originado desde una base llamada “La Mente Antigua”. Así que realmente no hay pensamientos “nuevos” y estos pensamientos similares pasan continuamente por las mentes de todos en un momento u otro de nuestras vidas en función de nuestra propia antena, porque cada uno de nosotros está sintonizado en canales específicos según nuestras creencias, condicionamientos, etc. y algunos de nosotros pueden atraer más pensamientos negativos, luego positivos, y viceversa.
La ironía de todo esto es que muchos de nosotros hemos cometido delitos (en nuestras mentes, claro) mientras que otros han decidido también realizarlos de acto.
Así que, en esencia, la única diferencia entre nosotros y ellos es que nosotros creemos que somos más inteligentes porque aún no hemos realizado estos pensamientos delictivos (y ellos sí) aunque sea debido a que nosotros tememos o sentimos las consecuencias que pueden acarrear…
O, en secreto, los hemos realizado y simplemente todavía no nos han descubierto o detenido.
Así que cuando doy talleres de Diksha a los guardias de las prisiones, me divierte ver la expresión de sus caras cuando explico que la única diferencia entre ellos y los delincuentes a los que vigilan y por lo que se les paga es que hasta ahora ELLOS han sido más hábiles para disimular sus pensamientos y actos delictivos.
Los presos realmente son la parte de la humanidad que inconscientemente han realizado la acción o han reaccionado a muchos de estos pensamientos y han sido descubiertos y castigados por ello.
En esencia, están pagando por toda la humanidad. Y todo porque “expresaron” su “momento delictivo” creando la realidad en el mundo físico, ya que se identificaron completamente con la ilusión de que los pensamientos que estaban pasando eran suyos y actuando sobre ellos como si fueran suyos.
Por eso en muchas de las cárceles que visito, los reclusos normalmente tienen un comportamiento muy bueno, como si su “momento delictivo” hubiera pasado.
Y ahora pasan el tiempo encerrados viviendo una sentencia impuesta de castigo sin libertad.
 
Se realizó un interesante estudio con personas normales para averiguar el comportamiento de los humanos bajo situaciones de presión.
El estudio tuvo lugar en una prisión y a los participantes se les dieron dos papeles diferentes: la mitad de ellos debían hacer de prisioneros que buscaban la forma de escapar de la cárcel, y la otra mitad tenían que hacer de vigilantes de la prisión que tenían que impedir que escapase alguien. Los resultados fueron asombrosos, ya que los vigilantes maltrataron a los reclusos mucho más que en las situaciones “reales”.
Los investigadores habían pensado a continuación invertir los papeles, pero desistieron por el bienestar de los participantes.
¡Y era un simulacro! ¡Imaginad!
 
Tengo que admitir por mi experiencia trabajando en prisiones que a veces veo sensaciones similares en los vigilantes y en los reclusos, ya que los vigilantes en realidad viven dentro de la prisión con los reclusos durante un turno de 12 horas y el ambiente es casi el mismo, con los barrotes, las vallas y las alambradas. Puedo entender cómo la energía negativa de ser encarcelado la pueden sentir fácilmente también los vigilantes y empezar a sufrir si no son conscientes de ello.
En Barcelona, España, la policía autonómica se encarga también de la vigilancia de las prisiones y rotan todos los meses para que este problema no tenga tiempo de arraigar en las mentes de los vigilantes.
Desgraciadamente este nivel de conciencia aún no ha llegado a México y veo los resultados en la cantidad de sufrimiento de los vigilantes del Cereso.
Así que aproveché la oportunidad para hablar de la “prisión de la mente”. Y de cómo muchas personas que NO están encarceladas inconscientemente viven en el mundo real como si en realidad lo estuvieran. Viven la ilusión de la limitación (que la mente crea muy bien) a causa del miedo, que es la base de nuestra existencia.
Me asombra la cantidad de personas que eligen identificarse con este miedo y crean una realidad para sí mismos, creyendo que “aventura” es un concepto muy peligroso.
 
Personalmente llevo viajando sola por el mundo desde que era muy joven. He tenido el placer de experimentar hasta ahora 65 países y cuando la gente se da cuenta de esto, les choca y su primera pregunta es: “Dios mío, Alexis. ¿Y no tienes miedo?”
Mi respuesta siempre ha sido echar una carcajada y preguntarles a mi vez: “¿De qué exactamente debería tener miedo? ¿Del miedo?” Si me hubiera identificado con los muchos pensamientos y sentimientos que me pasaban, probablemente nunca habría salido de casa. He de admitir que he sido testigo de muchos de estos pensamientos a lo largo de los años, cuando se me pasaban por la mente, pero simplemente me divertía con ellos. Como si fueras al cine a ver una película de terror y te fueras del cine sabiendo que la película no era “tuya” y que no tiene absolutamente nada que ver contigo.
No me malinterpretéis: los sentimientos que surgen mientras veis la película son vuestras reacciones y sentimientos, sí. Pero una vez más, intentad disfrutar de la experiencia, poniendo cuidado en no identificaros con ninguno de ellos y “convirtiéndoos” en el drama que a la mente le encanta crear con sus muchas historias acerca de porqué debéis sufrir.
¡Cómo le encanta sufrir a la mente!
Es muuuucho más divertido “mirar” este aspecto de la mente y cuando ya es suficiente, levantarse y salir del cine.
Sí, ¡es así de fácil!
Si te ves atrapado por la película o el drama, simplemente detente, y vuelve a tu esencia. Respira, medita, concéntrate en la consciencia y conecta con la consciencia en tu corazón.
Pasea por la naturaleza y pide que la Presencia Divina te invada.
Asiste a algún grupo de Diksha semanal.
Lee un libro de Eckhart Tolle.
Sé presencia.
O entra en www.onenessforall.com y recibe una Diksha por internet en su sala de meditación.
Y no olvides devolver algo por este maravilloso regalo de la Divinidad.
Siempre tenemos que agradecer de alguna manera cuando recibimos: ya sea mediante servicio desinteresado o a través de donaciones a las adorables almas que están haciendo ese trabajo. Con ayudarles basta, si no tienes espacio ni tiempo para hacer lo mismo. Y presta atención al Karma que creas en cada momento.
¿Estás tomando/recibiendo más de lo que das? Si es así, el círculo está en desequilibrio y estás creando más Karma que más adelante tendrás que limpiar o experimentarás el desequilibrio en tu realidad.
 
Tras esta larga charla, hice con los reclusos una meditación Chakra Dhyana. Se concentraron muy bien y no tuvieron ningún problema con la posición de las manos en esta técnica.
 
 
(Perdonad que las fotos sean tan pequeñas, pero me quedé sin espacio en la cámara por la cantidad de grupos que tuve ese día).
 

               

¡¡Disfruta cada momento con la Presencia y Compartiendo la Gracia de Amma y Bhagavan Con El Mundo!!
¡Hay tanto AMOR y GRATITUD POR TODAS PARTES!
¡¡LA VIDA ES TANTO GOZO!!
Esperado que te sea posible a ti también experimentar esto…
Si no AHORA…
¡¡¡PRONTO!!!
¡En Gratitud Eterna a Amma y Bhagavan por sus  Milagros y Gracia sin fin!
Alexisji

 (Traducido de ingles con mucho amor de Esperanza y su Translación Sphere)